El gobierno, miente y persigue

Lasso y el “comandante de la inseguridad”, empezaron a usar la narrativa correista, los terroristas están aquí.

Hoy es un docente universitario, Ernesto Flores, activista del Movimiento Guevarista, una integrante de los Yasunidos y seis personas más que, han expresado, su punto de vista contrario al sistema vigente; cuestionan al gobierno neoliberal, incapaz de resolver el bienestar económico y social de los sectores marginados y defienden sin reparos los derechos de la naturaleza, laborales, la cultura y costumbres de los pueblos y nacionalidades.

En la década pasada, Rafael Correa, mintió, forjó pruebas para encarcelar, enjuiciar y condenar a las organizaciones sociales, a las defensoras/es de la vida, la naturaleza y el agua, a líderes sociales y populares, manipulando al sistema judicial. Hoy Guillermo Lasso, junto al comandante de la Policía Nacional usa un discurso similar, acusando, de terroristas a organizaciones y activistas de colectivos anticapitalistas.

No es más que una cortina, para ocultar su incapacidad frente a la creciente violencia criminal en las cárceles y en las calles; el desabastecimiento de medicinas, insumos médicos y, médicos especialistas en los hospitales y centros de salud pública; la protesta y exigencia del magisterio para que se ejecute la equiparación salarial, el desempleo, el costo de la vida.

El gobierno pretende fijar la idea que la violencia e inseguridad está en las organizaciones y activistas sociales que se expresan en las calles, que organizan voluntarios contra la minería, que cantan a la rebeldía y condenan la desigualdad social. Otro mal paso de un gobierno débil, sin respaldo popular

Unidad Popular expresa la solidaridad con sus familiares y exige a la fiscalía que se cumpla los tiempos de detención para fines de investigación y se asegure el derecho a la defensa. Además, condena la persecución política y la criminalización a activistas y organizaciones sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.