RECHAZO AL ALZA DE PASAJES

Manuel  Moya

Una de las consecuencias del  alza mensual del  precio  de los combustibles  ha sido el «alza de pasajes»  del transporte público  a nivel  interprovincial,  intercantonal, parroquial y por supuesto el  urbano, vale recordar que el  gobierno de Moreno  y con el  pretexto que el  sucesor  de él,  Guillermo Lasso no tenga  inconvenientes  con los transportistas,  elevó  en un 15%  los  pasajes.

Como  el  gobierno de Lasso continuó  con el incremento  de los  precios  de los combustibles,  los transportistas volvieron  a exigir que se vuelva  a  revisar las tarifas y como  era de esperar,  Lasso les  invitó  a dialogar  y a  atender sus pedidos, es verdad también  que las  mesas de trabajo se fueron prolongando con el pretexto de hacer estudios técnicos  e indicarles que no todos los transportistas están en las  mismas condiciones, es decir, transporte pesado, interprovincial, urbano y taxis,  lo que de alguna manera les  ha llevado a  una división pero con un denominador común, sus intereses  personales, de gremio acostumbrado a pensar solo en sus beneficios y no en el  interés del  pueblo ecuatoriano.

Iniciaron  su dialogo,  con el  pretexto  de estar en contra  del  incremento  mensual  del precio  de los  combustibles,  pero su pedido iba  por conseguir  un nuevo incremento  de los  pasajes,  como  siempre  afectando nuevamente  al  pueblo. Pero  en esta  ocasión,  la  noche  anterior al inicio  de la  Jornada  nacional  del  26 de octubre convocada   por el  Colectivo Unitario  de Dirección,  que  lo  integran  el FUT,  FRENTE POPULAR,  CONAIE, FENOCIN,  FEINE y otras  organizaciones sociales,  uno de los  dirigentes  de los transportistas  de Quito,  Jorge  Yánez,  hizo público  el  acuerdo  al que  habrían  llegado con el  gobierno,  aunque después dijo que han sido sacadas de contexto y los voceros gubernamentales negaron  el  acuerdo, que hace relación  al  aumento del  pasaje  urbano a  0.50 ctvs.,  a  nivel nacional  desde finales de año.

El  Municipio  de Quito inició desde  el 1   de noviembre  el  cobro de 0.35 ctvs.,  en todo el sistema  de transporte  municipal y días anteriores 6 cooperativas también  fueron autorizadas a  cobrar el  aumento, supuestamente por haber cumplido  con los parámetros de calidad, que no se ven por ningún lado. De concretarse el  aumento .de  pasajes a nivel  urbano a  0.50 ctvs., a  nivel  nacional, sería  un duro golpe  a  la ya paupérrima economía  popular, el  gobierno  dice que los únicos que pueden  revisar las tarifas son los  municipios,  pero a  su vez, éstos acatan lo que dice el  gobierno  a través de las medidas de focalización  y la fórmula de cálculo para la  revisión  de los  pasajes. La única alternativa  del  pueblo  es levantar la  voz,  organizarse  y luchar en contra  del alza de pasajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.